Tener hijos ¿va en contra de la sostenibilidad?

Tener hijos ¿va en contra de la sostenibilidad?

Es una buena frase para comenzar un buen post, ¿no crees?

Dejando a un lado el aspecto afectivo que supone la maternidad o paternidad, ¿Crees que traer una criatura a este mundo es una buena idea?

Voy a analizar esta problemática teniendo en cuenta los tres aspectos en los que se basa la sostenibilidad y que muchos ya conoceréis: económico, social y medioambiental.

Empezaré por el menos conocido, pero no el menos importante.

Desde el punto de vista económico, criar a un hijo supone una inversión que ni de lejos, igualaría a los gastos que tendría una pareja sin hijos, siempre comparando la misma pareja, con los mismos ideales antes y después de convertirse en padres.

La Organización de las Naciones Unidas estimó allá por el 2011 que la población mundial era de 7.000 millones de habitantes, actualmente en 2020 es de 7.700 millones, y se calcula que para el 2050, la cifra ascenderá hasta los 9.000. Aunque la población mundial sigue creciendo, es cierto, que ha empezado a contener y a aminorar su crecimiento desde hace poco más de un siglo. Actualmente, en Europa la media de tenencia de hijos está por debajo de 1,5 hijos por mujer, estando, por tanto, por debajo del nivel de reposición.

 Naturalmente, el grado de desarrollo demográfico y económico de los diferentes países de la tierra es enormemente diferente y mientras unos pueblos del tercer mundo luchan contra la sobrepoblación que amenaza su subsistencia física, otros se encuentran preocupados por una persistente caída de las tasas de natalidad que altera la estructura de su población y plantea importantes problemas en los sistemas de redistribución de rentas y pensiones, afectando también a los sistemas educativos, a los mercados laborales y a la demanda sostenida de muchos productos y servicios.

Teniendo en cuenta esto último, los servicios sociales que tenemos implantados en los países desarrollados se podrían ver afectados por la falta de natalidad porque se volverían económicamente insostenibles.

Pero y desde el punto de vista del consumo, ¿cómo van a comportarse ante este paradigma, las nuevas generaciones?

Por un lado, se trata de una generación que desde el punto de vista medioambiental se va a tener que enfrentar a un planeta en ruinas, pero también consumen, viajan y contaminan hasta 8 veces más que sus abuelos.

Según un estudio realizado por Seth Wynes y Kimberly Nicholas publicado en Environmental Research Letters, las acciones individuales como no usar el coche, llevar una dieta a base de vegetales o no tener hijos tienen un mayor impacto sobre la reducción de la huella ecológica que el reciclaje o el consumo de bombillas led. Según los investigadores, no usar el coche reduciría 2.4 toneladas de emisiones de CO2 al año; no realizar viajes trasatlánticos significaría 1.6 toneladas de dióxido de carbono menos por persona y llevar una dieta a base de plantas tendría un impacto de 0.8 toneladas de CO2 al año.

Pero el impacto más significativo en cuanto a reducción de emisiones de dióxido de carbono sería tener un hijo menos o ninguno. Y es que esta decisión, individual, reduce hasta 56.8 toneladas de dióxido de carbono al año. “Una familia que decida tener un hijo menos, tendrá el mismo impacto en cuanto a reducción de emisiones que 684 adolescentes que decidan reciclar todos sus residuos por el resto de su vida”, se lee en el estudio.

Por tanto y como siempre pasa en temas relacionados con la sostenibilidad, hay una escala de grises que siempre se encuentra entre el blanco y el negro.

Si todos decidiéramos no tener hijos, nuestros sistemas económicos y sociales dejarían de funcionar y no podrían ser compensados por la inmigración de personas procedentes de países en desarrollo, pero si seguimos teniendo hijos que se van a comportar como hasta ahora lo hemos hecho nosotros, su impacto sobrepasará la capacidad del planeta y su supervivencia estará igualmente comprometida.

Como dijo Einstein: “El mundo no puede evolucionar más allá de su actual situación de crisis utilizando el mismo pensamiento que creó esta situación”.

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat